domingo, 17 de abril de 2016

La carretera, Cormac McCarthy



"Intentó pensar en algo que decir pero no pudo. No era la primera vez que tenía esta sensación, más allá del entumecimiento y la sorda desesperación. Como si el mundo se encogiera en torno a un núcleo no procesado de entidades desglosables. Las cosas cayendo en el olvido y con ellas sus nombres. Los colores."


No me preparé en absoluto para leer este libro. Ni siquiera le eché un vistazo a las reseñas que no paraban de bombardearme constantemente. Tan solo tenía en mente una vana idea de que lo había escrito uno de esos grandes autores que hay que hacerles un hueco en tu vida de vez en cuando. Apenas pasadas las diez primeras páginas, supe que había hecho algo mal y fue no prepararme mentalmente para el impacto que iba a tener este libro. Por ello, hoy os traigo la reseña de La carretera de Cormac McCarthy.

La historia nos traslada esta vez a un futuro no muy lejano, donde padre e hijo avanzan siguiendo la ruta de una carretera interestatal bordeada por los escombros de una civilización caída en desgracia. Avanzando siempre hacia el sur, estos protagonistas anónimos, cuyos nombres el autor decide no desvelarnos, nos mostrarán las pinceladas más horrendas de un mundo quemado, asolado por una catástrofe sin paragón, a todas luces provocada por la mano del hombre. Huyen de la desesperación, huyen hacia un lugar mejor imaginario y tan solo encaminan sus pasos hacia la nada. Llevan el fuego en sus almas, la chispa de humanidad extinta ante la perpetua canción de hambre y cansancio.

El estilo del escritor me ha parecido bastante peculiar. Me he topado de lleno con una narrativa condensada, enfocada a asfixiar cualquier atisbo de esperanza cuyo único fin es el impacto en el lector. Una demoledora riqueza estilística y al mismo tiempo una economía verbal muy lejos de restarle fuerza al relato. Me gustaría aquí destacar las pequeñas ideas que el autor planta aquí y allá en varias escenas concretas, con tanta maña que tu imaginación tan solo las convierte en imágenes grotescas.

Una luz grisácea nos acompaña a lo largo de esta breve pero agotadora travesía entre páramos calcinados y despojos que ya no podemos ni llamar personas. Una carretera hacia ningún  lado, los desperdicios de un fuego desconocido y un final desgarrador. Luego tan solo el silencio que envuelve tus pensamientos como una mortaja. Una parte de mi sigue al lado de los protagonistas. Desde luego un libro nada agradable, de una intensidad emotiva apabullante que te succiona hasta el mismo tuétano. Os lo recomiendo.


¿Os animáis?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 comentarios:

  1. No sé si animarme a leerlo o no, no lo tengo nada claro
    un beesito

    ResponderEliminar
  2. Hola, no conocía esta obra. Me la apunto para futuras lecturas.
    Te sigo, soy de la iniciativa blogs asociados.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola, no conocía esta obra. Me la apunto para futuras lecturas.
    Te sigo, soy de la iniciativa blogs asociados.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola la voy a buscar me convenciste, en este momento estoy leyendo 1984 del gran Orwell y por lo que veo este libro quizás sea el adecuado para mi por ese futuro lamentable, también hago parte de la iniciativa seamos seguidores ya te sigo y te invito a mi blog http://leyendolibrose.blogspot.com.co/ saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por estos lares. Desde luego es una historia que no decepcionada y que deja huella. Espero que te animes a leerla.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...